Una nueva fiesta clandestina, durante el horario de toque de queda, fue sorprendida durante la madrugada de este domingo. El suceso ocurrió en Colina, en el campamento la Ribera Sur.

Una nueva fiesta clandestina, durante el horario de toque de queda, fue sorprendida durante la madrugada de este domingo. El suceso ocurrió en Colina, en el campamento la Ribera Sur. Según informó carabineros, los funcionarios policiales sorprendieron la celebración durante una ronda de patrullaje. “En la casa 16 del campamento se llevaba a cabo una fiesta”, detalla el capitán Carlos Hernández, oficial de Ronda Prefectura Santiago Norte. La información añade que al ingresar al lugar los concurrentes consumían bebidas alcohólicas y mantenían música a alto volumen. Al notar la presencia de carabineros, los asistentes -en su mayoría extranjeros, según carabineros-, huyeron inmediatamente del lugar. El operativo culminó con la detención del organizador del evento quien pasará a control de detención durante la mañana. Además se incautaron 498 botellas de cerveza, 5 botellas de whisky, 33 latas de bebida energéticas, 2 parlantes y 1 juego de luces. Pero al momento del decomiso, “los pobladores del campamento comenzaron a lanzar objetos contundentes en contra del personal y vehículos policiales, no resultando efectivos lesionados ni daños”, señalaron desde la policía uniformada. Declaraciones de personal de seguridad ciudadana del municipio, que fueron agredidos también en este operativo.