Un estudio reveló que el 40% de los niños y niñas más vulnerables de Chile no alcanza un ambiente lingüístico adecuado para lograr un saludable desarrollo de su cerebro en su etapa escolar. La investigación fue realizada a 101 niños de tres años de edad y sus cuidadores a través de una medición conocida como LENA

Un estudio reveló que el 40% de los niños y niñas más vulnerables de Chile no alcanza un ambiente lingüístico adecuado para lograr un saludable desarrollo de su cerebro en su etapa escolar. La investigación fue realizada a 101 niños de tres años de edad y sus cuidadores a través de una medición conocida como LENA, software que busca determinar hasta qué punto el fomento de una conversación más interactiva puede ayudar a las familias a mejorar las habilidades lingüísticas tempranas de sus hijos y, a su vez, su preparación para la escuela. Estudios han demostrado que la conversación interactiva – en concreto, la conversación de ida y vuelta – es un factor clave para el desarrollo saludable del cerebro en la primera infancia. Sin embargo, la mayoría de las familias no saben cuánto hablan con sus hijos. “Es importante estudiar el impacto de la pandemia en la primera infancia. Existe poca investigación que dimensione la pérdida de aprendizaje que nos ha dejado el cierre de establecimientos educativos y, más aún, la ausencia casi total de educación preescolar. Traer instrumentos de medición con evidencia probada a Chile hacen que podamos ser más eficaces en el abordaje de las distintas habilidades que requieren desarrollarse en la primera infancia. La inversión social más rentable es la que se realiza en los primeros años de vida de las personas, ser eficientes y llegar donde más se requiere es un principio que debería iluminar las políticas públicas del país”, señaló Anne Traub, directora ejecutiva de la Fundación Familias Power. Es así que las investigadoras de la plataforma Soki en su trabajo con 101 niños pertenecientes a los programas de la Fundación Familias Power lograron dilucidar cuál es el estado actual de los ambientes lingüísticos en Chile. Además de dar cuenta de que cuatro de cada diez niños no posee un ambiente adecuado, el estudio reveló que en las comunas de Puerto Octay, Río Negro, San Ramón y Cerro Navia se presentaron los desempeños más bajos. A su vez, el informe reveló que las niñas tienen un entorno levemente mejor que los niños.