Nueve de las doce infraestructuras críticas del país han sufrido ataques desde el inicio de la crisis social, en el marco del debate por el proyecto que busca desplegar a funcionarios de las Fuerzas Armadas.

Nueve de las doce infraestructuras críticas del país han sufrido ataques desde el inicio de la crisis social, en el marco del debate por el proyecto que busca desplegar a funcionarios de las Fuerzas Armadas. Esto, porque desde el 18 de octubre se han registrado ataques a facilitadores de
energía, como el edificio de Enel y a tendidos eléctricos y tecnologías de la información, como la fibra óptica en Alto Hospicio y una torre de telefonía en Caldera.

Además, ha habido ataques al transporte y a recintos de agua potable como la sanitaria Aguas Antofagasta. También, al sector de alimentos con la quema y saqueos de supermercados y a la salud, como lo ocurrido en la posta de Pozo Almonte y hospital de Coquimbo. Además de la destrucción de oficinas de bancos, y de afectar los recursos naturales con cortes, en rutas usadas por forestales en el Bío Bío, por ejemplo.