El Colegio Saint Louis School de Tiltil, en la región Metropolitana, debió disculparse y reimprimir el anuario de la institución, luego de una denuncia de lesbofobia, viralizada por el Movilh. Según lo expuesto, una estudiante fue denostada en el recuerdo de cuarto medio por su orientación sexual, algo que el establecimiento habría tenido en conocimiento.

El Colegio Saint Louis School de Tiltil, en la región Metropolitana, debió disculparse y reimprimir el anuario de la institución, luego de una denuncia de lesbofobia, viralizada por el Movilh. Según lo expuesto, una estudiante fue denostada en el recuerdo de cuarto medio por su orientación sexual, algo que el establecimiento habría tenido en conocimiento. Según el sitio del Movilh, “una estudiante del Colegio Saint Louis School, de Tiltil, quien fue denostada en razón su orientación sexual en el anuario de cuarto medio, estando el establecimiento en conocimiento de las ofensas”. Según la denuncia de M.P, de 17 años, “se refirieron a mí de forma inadecuada, llamándome ‘fleta’ e incluso ‘maraca’ (…) Jamás había sido directamente discriminada por mi orientación sexual”. Ante la solicitud de explicaciones por parte del apoderado, su profesor jefe se excusó por medio de un correo hacia la alumna: “yo no quise censurar por respeto a la libertad de ustedes, ya que había muy poco contenido fotográfico”. Ante los hechos, el Movilh se adhirió a una carta dirigida al colegio de Tiltil, denunciando que los hechos son constitutivos de delitos por la Ley Zamudio y contra la violencia escolar. Ante el hecho, que fue calificado como un acto de lesbofobia, el Movilh pidió al establecimiento retirar los anuarios, corregirlos y redistribuirlos. De igual modo, se les pidió ofrecer disculpas por escrito a la adolescente; capacitar a todos sus funcionarios en materia de igualdad, no discriminación, derechos humanos, diversidad sexual y de género. Por su parte, el padre de la alumna, denunció al Colegio Saint Louis School de Tiltil y el hecho, ante la Superintendencia de Educación.Tras la viralización del acto, el establecimiento involucrado accedió a la petición del Movimiento. “Se comenzó el proceso de retiro de los anuarios distribuidos a cada persona que lo hubiese recibido, a los que se le entregará la versión corregida que garantice la dignidad de los estudiantes”, manifestó el colegio.

“Se ofrecerán disculpas públicas, por escrito, a la adolescente y a su familia y se capacitará a todos los funcionarios o trabajadores en materia de igualdad, no discriminación, derechos humanos, diversidad sexual y de género”, concluyeron